martes, 15 de julio de 2014

Entrevista a Natividad Gómez, Responsable del CRAI Antonio de Ulloa de la US

Entrevista a Natividad Gómez, Responsable del CRAI Antonio de Ulloa de la US, el primer CRAI de la Universidad Hispalense

"La Biblioteca es principalmente un espacio de encuentro, el nuevo ágora"


Natividad Gómez, Responsable del CRAI Antonio de Ulloa

Natividad Gómez Pérez es Licenciada en Historia por la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla. En 1987 ingresa, mediante oposición libre, en el Cuerpo de Ayudantes de Archivos, Bibliotecas y Museos de la Universidad de Sevilla, prestando servicios en las Bibliotecas de Arquitectura, Matemáticas, Ciencias de la Educación e Informática. En septiembre de 2013 es nombrada Responsable del CRAI Antonio de Ulloa. Colaboró activamente en los trabajos de la Asociación de Bibliotecarios y Bibliotecas de Arquitectura, Construcción y Urbanismo (ABBA) y en actividades relacionadas con la celebración del 2000 como Año Mundial de las Matemáticas. Como formadora participó en eI  I y II Curso de Experto en Bibliotecas (Título Propio de la Universidad de Sevilla, 2002-2003), así como en el I Master en Bibliotecas (Título Propio de la Universidad de Sevilla, 2005-2006).
Entrevista realizada por Enrique Navas Benito / Bibliotecario de la US / Miembro del Comité de Evaluación de Publicaciones de la AAB
La Biblioteca Universitaria ha cambiado. ¿Para bien? No lo sabemos, pero un servidor intuye que sí. Tratando de seguir el modelo de biblioteca universitaria anglosajón, en nuestro país llevamos años teorizando sobre el nuevo modelo de Biblioteca Universitaria: el CRAI. Ahora, ese academicismo se ha convertido en realidad y las universidades españolas (muchas de ellas) tienen por fin en su biblioteca un emplazamiento diferente: recursos de aprendizaje, intensa convivencia con las nuevas tecnologías, salas de trabajo en grupo como punto de encuentro, nuevas formas de enseñar al usuario, etc.
Desde los años 90, las bibliotecas universitarias comenzaron a tomarse en serio el Concepto de CRAI trasladado desde el ámbito bibliotecario anglosajón (Learning Resources Centers). Los Planes Estratégicos de REBIUN I y II trataron de hacer comprender a la comunidad bibliotecaria que las bibliotecas de universidad necesitaban adaptarse a los nuevos tiempos y a Europa. Pero es quizás en el III Plan Estratégico de REBIUN 2020 donde más hincapié se hace en esta necesidad.
Según palabras de José María Martínez de Pisón Cavero, en la introducción de dicho Plan, “…los Directores y Directoras de las Bibliotecas contribuyen al proceso más general de creación y adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior y de Investigación orientando su organización, estructura y buenas prácticas hacia el modelo de Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI). Todas estas acciones van siempre acompañados de un trabajo colaborativo, de una filosofía basada en la participación en grupos de trabajo y en la formación continua [...]” , a lo que añade que “debemos impulsar la Biblioteca Digital como elemento clave para el aprendizaje on line y la e-ciencia, lo que conduce también a seguir trabajando en el modelo CRAI como biblioteca abierta a nuevas formas de estudio y como una nueva forma de servicio personalizado para estudiantes, profesores e investigadores, y, en suma, la continuidad de la misma filosofía de trabajo, de cooperación y de profesionalización, pero adaptándola a los tiempos de crisis que vivimos”.
El 30 de septiembre de 2013 abrió sus puertas el primer CRAI de la Universidad de Sevilla: El CRAI Antonio de Ulloa. El CRAI Antonio de Ulloa pretende unirse a esa tendencia integradora que ya es una realidad en otras bibliotecas universitarias españolas, según afirma la propia Universidad en su Web corporativa. Para la US, este CRAI pone a disposición del usuario “la innovación, la integración de servicios y recursos humanos, informáticos o bibliotecarios y la interacción que ofrecerá entre información, espacios y tecnologías, proporcionando con todo ello una nueva experiencia de aprendizaje, enseñanza e investigación”.
La persona encargada de hacer posible que esta realidad que germina ahora se consolide, tome forma definitivamente, es Natividad Gómez Pérez, que hasta el momento de su nombramiento era la Responsable de la Biblioteca de la Facultad de Informática de la BUS.
Nos citamos en una sala de trabajo. Un servidor ya la conoce (cosas de jefes y subordinados), pero se acerca a mí con esa sencillez y cercanía que le caracteriza en su día a día. Le impone respeto ser entrevistada, lo noto. Pero la grabadora no entiende de nada sino de absorber palabras. Presiono el play, quiero respuestas…




E.N: Esto de llevar las riendas del primer CRAI de la Universidad de Sevilla, un proyecto que está floreciendo, aún sin consolidarse pero de enorme importancia… ¿Es un aprieto o un privilegio?
N.G: Al principio para mí no fue ni un aprieto ni un privilegio, sino un reto, un reto muy importante y no exento de dificultades, porque era un proyecto que estaba empezando, compuesto por mucha personas que todavía no eran equipo. Sí, creo que reto es la palabra más adecuada.
E.N: En estos tiempos de crisis, muchas personas, pese a lo imprescindible de invertir en educación, cada vez que un organismo gasta una importante suma de dinero quiere respuestas y quiere justificaciones ¿Era imprescindible crear el CRAI Antonio de Ulloa, Natividad?
N.G: Yo creo que sí, porque las infraestructuras universitarias españolas y andaluzas, y las sevillanas en concreto, nunca han estado sobredotadas de recursos, aquí nunca ha sobrado nada. Con el CRAI Antonio de Ulloa tuvimos la oportunidad de proyectar unas infraestructuras con un conjunto de recursos importantes y con la posibilidad de ser financiados con los fondos FEDER; yo pienso que invertir en calidad educativa para la investigación y la docencia, a medio y largo plazo siempre es rentable.

CRAI Antonio de Ulloa. Imagen extraída de la Web de la US

E.N: Usted dirige un CRAI. Aún seguimos, a estas alturas, con controversias teóricas sobre lo que es un CRAI. ¿Qué es un CRAI? ¿Está ya más claro para la comunidad bibliotecaria?
N.G: Bueno, un CRAI es, siguiendo el desglose de sus siglas, un Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación. Desde un punto de vista bibliotecario, es un concepto evolucionado de la Biblioteca, pero los bibliotecarios no obstante, somos un poco reacios a renunciar a esa palabra tan emblemática para nosotros como es la palabra “biblioteca”. En el fondo un CRAI es un lugar, centralizado o descentralizado, que reúne multiplicidad de recursos informacionales y técnicos, y que ayudan al docente, al alumno y también al investigador, a alcanzar sus objetivos. Ponemos todos los recursos a su disposición.
E.N: ¿Es el futuro del CRAI, hablando en líneas generales, ser el centro neurálgico de la Biblioteca Universitaria?
N.G: Bueno, el CRAI no compite con los Servicios Centrales porque el CRAI además aglutina servicios que no dependen de la BUS directamente, sino, por ejemplo, del Servicio de Informática y Comunicaciones, etc. En el CRAI no se compite con nadie, sino que “trabajamos con”, ésa sería la expresión.
E.N: Centrándonos ya en este primer CRAI sevillano, “tu CRAI” si me permites la expresión… ¿Qué ofrece el CRAI Antonio de Ulloa que no se podía encontrar antes en la BUS?
N.G: Ante todo, el usuario tiene un espacio centralizado que aglutina los fondos bibliográficos de cuatro bibliotecas importantes del Campus de Reina Mercedes, como son las bibliotecas de Biología, Química, Física y Farmacia; está todo concentrado en un mismo edificio con cuatro plantas, y todo ello aderezado con una serie de recursos tecnológicos como son el punto de atención TIC, los ordenadores de docencia, los portátiles para préstamo, las aulas TIC, la sala de videoconferencia, los seminarios, las salas de trabajo en grupo…, todo ello a disposición del usuario en un único espacio nuevo, cómodo, amable y diáfano donde la gente se siente muy bien tratada porque intentamos dar el mejor servicio posible para solucionar sus problemas de información.

Natividad Gómez, Responsable del CRAI Antonio de Ulloa

E.N: Unificar los fondos de 4 bibliotecas en un solo fondo general ha debido de ser muy complejo…
N.G: Pues sí, ha sido un proceso muy complejo porque a pesar de que las bibliotecas son un espacio muy estandarizado y nos regimos por reglas y normas internacionales, es verdad que cada biblioteca estaba organizada de forma singular para responder a sus necesidades más específicas; no son iguales las necesidades de un físico, un biólogo o un farmacéutico, por ejemplo, cada uno tiene su singularidad. Ha sido difícil, ha sido un proceso de confluencia de personas y hábitos, y se ha procurado que el resultado final fueras conseguir un espacio de fácil acceso y ventajoso para el usuario.
E.N: Y supongo que igual que los fondos, unificar personal de diferentes bibliotecas también ha sido complicado…
N.G: Sí, pero esto ha fomentado la polivalencia que cada vez se nos exige más en todos los ámbitos de la vida y también en el laboral, y ha supuesto que todos nos hayamos enriquecido mucho de las experiencias de los demás. Por otro lado, sí es verdad que a lo que he dedicado más esfuerzo en este tiempo ha sido en procurar que esta confluencia de personas tuviera una buena adaptación a la organización del CRAI. Cada uno se sentía desgarrado de su propia biblioteca. Las únicas personas que vinimos por voluntad propia fuimos el Director, el profesor Alfonso Carriazo, y yo; al principio todo el mundo se sentía un poco desorientado; rehacer eso, crear ilusión, crear espíritu de equipo, fue y sigue siendo mi prioridad.
E.N: ¿Qué respuesta estás sintiendo que están dando los alumnos con respecto al CRAI Antonio de Ulloa? Para ellos también ha sido un importante cambio…
N.G: Bueno, pues los alumnos están siendo muy vitales. Por un lado, y lo digo porque los escucho en los ascensores y en los pasillos, están alucinados porque nunca han tenido antes un espacio como éste. Nunca se les ha ofrecido los servicios, las calidades y los soportes técnicos que ahora tenemos. En ese sentido están encantados, pero a su vez, también son muy activos y, por ejemplo, en las redes sociales, siempre están demandando y proponiendo cosas; también se quejan, por supuesto, sobre todo en la época de exámenes que les supone un estrés tremendo; pero en conjunto, yo creo que el alumnado y el profesorado nunca ha tenido un espacio igual y su interacción está siendo muy positiva.


Una de las Plantas del CRAI Antonio de Ulloa. Imagen extraída de la Web de la US

E.N: ¿Y cómo se lleva ser la responsable de sacar un proyecto como éste adelante? ¿Cuál es su día a día laboral?
N.G: Mi día a día es una relación de problemas, inabarcables muchas veces, no previstos, y por otro lado, siempre pensando en los objetivos estratégicos marcados para el año. Sí que es verdad que es una responsabilidad muy grande, es agotadora, pero bueno, todos los días tienen su parte positiva también.
E.N: ¿Qué objetivos se marca a día de hoy a corto y medio plazo el CRAI Antonio de Ulloa?
N.G: A corto plazo el objetivo del CRAI es dar cumplimiento a todos los objetivos estratégicos de la Biblioteca Universitaria en sus cinco líneas y colaborar también con la ejecución de los objetivos de la Unitic que da soporte a nuestros espacios TIC; seguir con la mejora de las instalaciones (desde que abrimos hemos introducido muchas mejoras…) etc., pero nuestro verdadero objetivo podríamos resumirlo en cumplir nuestro primer año con unos servicios bibliotecarios y de implantación TIC que lleguen al usuario y que ese usuario manifieste su satisfacción por ello. Nos sentiríamos muy satisfechos si en nuestra encuesta de satisfacción anual se viera reflejado todo esto.
E.N: Natividad, no puedo terminar la entrevista sin preguntarle por el futuro de la profesión… ¿Es la biblioteca y por ende los bibliotecarios, parafraseando al poeta, un arma cargada de futuro o estamos llamados a desaparecer?

N.G: Esa es la pregunta clave. Yo sinceramente creo que hay una especie de redefinición o replanteamiento del tema. Creo que la biblioteca como espacio informacional cada vez está perdiendo más sentido desde el momento en  que tenemos una cantidad ingente de información electrónica a la que se puede acceder desde cualquier sitio sin necesidad de acudir a la biblioteca. No obstante, las personas tenemos un componente social muy importante, nos gusta reunirnos, intercambiar vivencias, compartir, y en ese sentido, la biblioteca es un espacio que favorece la comunicación donde, además, puedes acceder a múltiples recursos. Sobre todo yo veo la biblioteca como un espacio de encuentro, el nuevo ágora donde la comunidad universitaria se interrelaciona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informo de que los datos facilitados por Ud., serán incluidos en un fichero cuyo titular es la ASOCIACIÓN ANDALUZA DE BIBLIOTECARIOS, y serán utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de este blog y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección aab@aab.es