Página principal

lunes, 4 de octubre de 2021

Entrevista con los ponentes de las #5JTB: Joaquín Hernández Sánchez

 

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES DE LAS V JORNADAS TÉCNICAS DE BIBLIOTECAS: Joaquín Hernández Sánchez


Joaquín Hernández Sánchez, 
Coordinador de programas formativos y docente. Asesor y dinamizador del programa Read Maker para las bibliotecas en la Diputación de Badajoz

 

 

· Hola. En breve celebramos las V Jornadas Técnicas de Bibliotecas. ¿Qué reto de aprendizaje se pueden llevar los participantes para ponerlo en práctica en sus bibliotecas?

 La idea de que, cuando volvamos a la normalidad (que ya no será la antigua, sino la nueva, sea esta la que sea), las actividades en línea han llegado para quedarse y que, de alguna manera, hay que imbricarlas con las actividades presenciales. Algunas instituciones y redes bibliotecarias habían asumido esta filosofía antes de la pandemia, pero espero que, de ahora en adelante, esta manera de trabajar, de ser y entender la labor bibliotecaria se extienda.

Ligado a ello, más que un reto es una inyección de optimismo: existe un ecosistema completo de herramientas y aplicaciones que nos ofrece tanto soluciones como ideas para realizar esa conexión entre lo presencial y lo virtual.

 

· En cuanto al desarrollo, ¿qué nos puedes adelantar sobre algún contenido o práctica que nos vas a explicar?

 Hablar de un “ecosistema completo de herramientas y aplicaciones” puede abrumar, por eso, plantearemos un ejemplo muy sencillo: un kit de “supervivencia” tecnológica para desarrollar actividades en línea en nuestras bibliotecas.

 

· ¿Cómo ves el panorama bibliotecario con respecto a la pandemia? ¿Habría que corregir algunas malas “praxis” desarrolladas en los últimos meses? ¿Hay alguna biblioteca que haya sido modélica en cuanto al desarrollo de su labor en medio de la pandemia?

 A pesar que las naturales incertidumbres que nos está dejando la pandemia, soy optimista. Creo que la biblioteca se adaptará, como ha venido haciendo a lo largo de los años, a estos nuevos tiempos. Este optimismo mío no es en absoluto naif; está fundamentado en la realidad: solo hay que observar cómo los profesionales reaccionaron en los momentos más críticos, demostrando así el valor y el importante papel de las bibliotecas en nuestra sociedad.

 No me gusta, por regla general, fijarme en la mala praxis; sino en las buenas praxis, así, por descarte, identificamos el grano de la paja, también, para seguir potenciando esas buenas prácticas. De todos modos, no hay que olvidar que las experimentaciones se han realizado con los conocimientos y medios de ese momento. Y pensar en la importancia de la formación continua de los profesionales, además del necesario apoyo a la profesión, como el que ofrecen asociaciones como la vuestra.

 No voy a destacar o distinguir la labor de una sola biblioteca; pero sí quiero resaltar la labor de las pequeñas bibliotecas, las redes de bibliotecas  municipales, que han diseñado magníficas actividades. Tampoco podemos dejar a un lado a las instituciones que ya habían apostado por los servicios en línea y, durante este tiempo, los han potenciado y han generado nuevos proyectos relacionados. Qué importante es que las instituciones cuenten con equipos profesionales con visión de futuro.

 Y, por último, fijémonos en lo que hacen instituciones y empresas ajenas, en principio, al mundo bibliotecario. Ligadas a la cultura, o no. De la observación, siempre se extraen ideas.

 

 · ¿En nuestras bibliotecas se han potenciado el uso de nuevas herramientas?, ¿Cuáles de ellas son las más utilizadas y por qué?

 Las redes sociales han sido las herramientas estrella, también porque son las que están integradas en la vida cotidiana de nuestros usuarios, y el objetivo de la biblioteca es llegar a ellos, estar con ellos, acompañarles, formarles, entretenerles… Por ejemplo, el servicio de mensajería WhatsApp, junto con la opción de videoconferencia, ha sido clave para mantener el contacto entre el usuario y el bibliotecario. Otras han sido las que permiten reuniones grupales y retransmisión en directo de actividades, como Google Meet y, sobre todo, Zoom.

 Este tipo de aplicaciones son fáciles de usar, se han popularizado muy rápidamente y, además, son gratuitas. Es natural que hayan sido las herramientas estrella.  

 

· En cuanto al futuro, ¿qué nos espera en los próximos años con respecto a las bibliotecas? ¿Crees que la pandemia ha traído cambios para quedarse?

 Hay una necesidad y un deseo de volver a una actividad física, presencial, en nuestras bibliotecas, tanto por parte de los usuarios como de los bibliotecarios. Pero, seguramente, tendremos que reconquistar a ese porcentaje de usuarios (no sé si alto, habrá que explorarlo), que se ha acostumbrado a la no presencialidad de los últimos tiempos. Lo que está claro es que se han producido cambios muy profundos tanto en los hábitos de consumos culturales y de entretenimiento, como en la forma de trabajar y de ofrecer servicios y actividades.

 

· En cuanto a la actualidad, ¿qué deben poner en práctica las bibliotecas de manera inmediata para estar en consonancia con lo tiempos que estamos viviendo?, ¿Nos das algún consejo para que los bibliotecarios inicien de manera inmediata la andadura en el tema que nos rodea?

 La biblioteca ha de apostar por la conversación y la socialización, con la conexión, ya casi obligada, entre lo analógico y lo digital.

 Observemos nuestro entorno y su día a día. Si los jóvenes se mueven en determinados entornos virtuales, veamos cómo poder acercarles allí nuestros servicios; si les gustan los vídeos, hagamos vídeos; si les gusta encontrarse en una aplicación, probemos esa aplicación. Si las personas mayores se han acostumbrado a las videollamadas, usemos estas aplicaciones para charlar con ellos, para compartir con ellos. La presencialidad, lo físico, es algo irrenunciable, pero tenemos que convivir con la virtualidad. Ahora, sí o sí.

 

· Vamos finalizando, ¿qué te ha parecido este formato utilizado por la AAB en estas V Jornadas Técnicas, debido a la situación tan extraordinaria provocada por la Covid-19?

 Me parece un formato muy adecuado para el momento que vivimos; y un formato que perdurará más allá de la pandemia. Espero, eso sí, que el próximo año, se pueda combinar con el formato presencial y, así, disfrutar de las ventajas y múltiples posibilidades que nos ofrecen ambos.

 

· Para acabar, ¿que te parece la labor desarrollada por la AAB?

 Creo que es una asociación que acompaña, escucha y aconseja al bibliotecario, que ha evolucionado para adaptarse a las necesidades de las bibliotecas y de los profesionales que trabajan en ellas. Que lucha, cada día, por la defensa de los derechos de los profesionales. Que tiene un proyecto formativo asentado, con propuestas actuales y efectivas. Además, uno de sus puntos fuertes es su capacidad para propiciar la colaboración entre distintas instituciones y redes bibliotecarias.

 Y si alguien, aún, no se ha percatado de todo lo que hace, le remito a un artículo publicado en su último boletín: 40 años no es nada; Bibliotecarios Andaluces 1981-2021 😊 😊



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informo de que los datos facilitados por Ud., serán incluidos en un fichero cuyo titular es la ASOCIACIÓN ANDALUZA DE BIBLIOTECARIOS, y serán utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de este blog y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección aab@aab.es