jueves, 17 de septiembre de 2015

ENTREVISTAS CON LOS PARTICIPANTES Y COLABORADORES DE LAS XVIII Jornadas Bibliotecarias de Andalucía

ENTREVISTAS CON LO PARTICIPANTES Y COLABORADORES DE LAS XVIIIJBA  :  Helena Rosales Varo



Mª Helena Rosales Varo.
Departamento de Servicios Bibliotecarios Provinciales (Granada).




¿”Innovación, profesión y futuro”, lema de nuestras XVIII Jornadas Bibliotecarias de Andalucía, en qué lugar crees que se encuentra ahora mismo la profesión?

¿En qué lugar? pues justo trabajando en estas tres canteras que enuncia el lema de las Jornadas. Porque llevamos años haciendo un enorme esfuerzo por renovar la imagen de la biblioteca pública (innovación) y en continuo aprendizaje para poder responder mejor a las nuevas necesidades que nos plantean diariamente nuestros usuarios (profesión). Y el futuro lo estamos preparando en este esfuerzo adaptativo, que no está siendo fácil, porque estamos   al servicio de una sociedad también en continuo cambio, con nuevos intereses, nuevas necesidades, aparte de ser una sociedad inmersa en un momento histórico muy “sorpresivo”.

Por lo tanto, en el ámbito de las bibliotecas públicas -tal y como yo lo veo- nos encontramos haciendo lo que tenemos que hacer, y si seguimos trabajando en esta línea superaremos la “crisis existencial” que muchos han augurado para nosotros desde la llegada de internet y otras tecnologías.


¿Qué destacarías para los profesionales de nuestro sector, que nos deparan los tiempos presentes y venideros?

No podemos saber qué ocurrirá. Sí puedo ver lo que está ocurriendo en las bibliotecas públicas. Hemos pasado de ser custodiadores, procesadores y difusores  del patrimonio bibliográfico, a convertirnos en personal-público, receptivo a las verdaderas necesidades del ciudadano. En este sentido es en el que digo que los profesionales estamos haciendo un gran esfuerzo . Ahora estamos más pendientes de qué se necesita, qué quiere la gente, qué les gustaría...y no tanto en qué ofrecemos y cómo lo ofrecemos. En la provincia hay ejemplos admirables de esta adaptación. Están aprendiendo nuevas habilidades, remodelando espacios, realizando un montón de actividades, acercándose al usuario como nunca ningún servicio público la había hecho... Así, que si continuamos trabajando en esta línea, ¿por qué no va a ser bueno el futuro?

Por todos es asumido ya el valor social de las bibliotecas, pero ¿cuál crees que es el verdadero valor de nuestra profesión para la sociedad actual?


  Nuestro papel hoy, más que nunca es, ESENCIAL.
 A poco que desviemos nuestra mirada de la vorágine informativa, podremos darnos cuenta de que la globalización está imponiendo un tipo de cultura estándar y que la concentración de los medios de comunicación también están poniendo en peligro libertades esenciales de la persona, como la libertad de opinión o de expresión. Así que nuestra toma de conciencia con esta realidad y nuestro compromiso como profesionales de la información, pueden contribuir a mejorar esta situación de “sociedad de la ignorancia” o “sociedad desinformada”. Es más cómodo percibir a la biblioteca pública sólo como lugar de ocio, que como un lugar para la formación permanente, para la inclusión y corrección de desigualdades, para la defensa de otras culturas y otras lenguas... Hay alcaldes y concejales que todavía creen que la biblioteca no necesita a un bibliotecario, porque piensan que es suficiente con tener sillas y mesas para que los niños vayan a hacer los deberes. Hay concejales que impiden a los bibliotecarios hacer ellos su propia selección de libros, y hay quien ha llegado a decir: “¿y para qué vamos a abrir la biblioteca, si aquí la gente no tiene costumbre de ir?”.

Resumiendo, tenemos un papel esencial en tanto que debemos propiciar un espacio adecuado al ciudadano en el que encuentre  el entorno material idóneo y los recursos culturales necesarios para su desarrollo integral.

¿En todas las profesiones se cuestiona tanto el valor social? ¿Se le pregunta a un médico o a un profesor por su verdadero valor social?
Creo que hay actualmente un complejo de inferioridad del colectivo bibliotecario  infundido   a la opinión pública de manera maliciosa, por aquellos que no creen en el valor de los servicios públicos y sí en la privatización de servicios. Los servicios que ofrece la biblioteca pública se pagan con nuestros impuestos, como los de salud pública  o educación. En los Ayuntamientos de  más de 5.000 habitantes  que dicen que no hay dinero para biblioteca, pues que lo busquen, es una obligación legal.


¿Qué crees que aportas a las Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?

Pues sinceramente, yo no sé si mi aportación puede ayudar a otros profesionales. A nivel general quiero mostrar cómo están trabajando la mayoría de los compañeros en la provincia, en esta línea que decíamos al principio de innovación-cambio y futuro.
 A nivel personal espero poder convencer de que nuestro trabajo requiere de una toma de conciencia para poder comprometernos de verdad y que estamos en un lugar privilegiado para contribuir a la mejora de nuestra sociedad.

¿Granada y la Facultad de Comunicación y Documentación de al UGR, lugar perfecto para hablar de la profesión y del futuro?

Sí, es un lugar adecuado para recordarnos que fue justo ahí donde nacieron los primeros estudios oficiales universitarios de Biblioteconomía en nuestro país. Del nombre queda poco, ocurrió así también en las escuelas de Estados Unidos, que se las llamó escuelas de Ciencias de la Información, comprendiendo más tarde que estaban relacionadas pero que eran dos cosas distintas.

Los tiempos han cambiado mucho y en nuestra profesión también. Sin embargo la biblioteca guarda una esencia y unas prácticas antiguas y sabias que no deberían olvidarse. El libro físico, el objeto material libro, muchas veces verdadera obra de arte,  es una realidad y requiere un cuidado y un mimo que no siempre se sabe entender abrumados por lo digital. No todo en la biblioteca es tecnología.


¿Cuál es tu opinión de la labor desarrollada por la Asociación Andaluza de Bibliotecarios?

Estoy percibiendo últimamente que la AAB también se está haciendo más próxima, como las bibliotecas, más receptiva a las necesidades, y eso me gusta mucho. Veo compromiso y dinamismo. Me interesa mucho el grupo de trabajo llamado “Cuestiones profesionales” que estudia todo el tema tan problemático de la reglamentación profesional. También creo que están trabajando en un código ético, muy importante también. Así que mi opinión es buena. Somos un colectivo controvertido por muchas razones, entre otras por la baja estima social que se ha tenido y se tiene de nosotros, por el intrusismo profesional que ha contribuido más aún a esta infravaloración..., necesitamos representatividad y desde la AAB yo creo que la encontramos.


¿Qué le dirías al resto de los profesionales andaluces para que compartan con nosotros nuestras Jornadas?

A los bibliotecarios municipales, en particular, que vengan. Que vengan porque es una manera de decir en sus ayuntamientos que son profesionales, que existe una asociación profesional que los ampara, que son un colectivo importante, que quieren estar al día y escuchar a otros profesionales y también hacerse escuchar. Que estiman su profesión y se estiman a ellos mismos como profesionales. Así que eso les diría, que vengan.

Y al resto de profesionales, de universitarias, especializadas.... pues que será una placer compartir con ellos sus ideas, intereses, proyectos y experiencias. Que aunque luego tenemos Facebook, youtube, los blogs..., no es lo mismo que en vivo y en directo. Estos encuentros bien aprovechados nos revitalizan para seguir adelante. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informo de que los datos facilitados por Ud., serán incluidos en un fichero cuyo titular es la ASOCIACIÓN ANDALUZA DE BIBLIOTECARIOS, y serán utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de este blog y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección aab@aab.es