viernes, 25 de septiembre de 2015

ENTREVISTAS CON LOS PARTICIPANTES Y COLABORADORES DE LAS XVIII Jornadas Bibliotecarias de Andalucía

ENTREVISTAS CON LOS PARTICIPANTES Y COLABORADORES DE LAS XVIIIJBA: 

Carlos Magro Mazo



Carlos Magro Mazo
Asociación Educación Abierta



    ¿”Innovación, profesión y futuro”, lema de nuestras XVIII Jornadas Bibliotecarias de Andalucía, en qué lugar crees que se encuentra ahora mismo la profesión?
Es un gran momento para ser un experto en información. Nunca como hasta ahora había sido tan relevante la gestión de la información y el conocimiento. Para Robert Darton, vivimos en una de los de cuatro grandes revoluciones históricas en la difusión del conocimiento. Solo en los últimos años, podemos realmente decir que hemos entrado en la sociedad del conocimiento que avanzó Peter Drucker en 1969. La información en sus múltiples formatos (texto, imágenes, datos,..) está presente en todo lo que hacemos. Nos es esencial en tanto que individuos (identidad digital, privacidad, seguridad) y ciudadanos (participación, gobierno digital, transparencia). Es determinante en nuestra vida diaria, en la manera en cómo nos relacionamos, en cómo trabajamos y en cómo aprendemos. Es el carburante de la innovación y el desarrollo. Durante años nuestra sociedad se construyó sobre su escasez y, por tanto, sobre el poder que emanaba de su control. Hoy todo es información. Es tan abundante y tan ubicua que el problema ya no es de escasez sino de exceso (Theodore Roszak). Parecería que en la sociedad la información, paradójicamente, ésta ha perdido todo su valor, pero no es cierto. Sí que importa. Es más necesaria que nunca. El reto es saber convertir la información en conocimiento y en innovación. Ser un experto hoy en la gestión de información nos coloca un paso por delante para abordar los retos de la sociedad de hoy. El reto para los profesionales de la información hoy no es tanto preservar el pasado como crear nuestro futuro.

             ¿Qué destacarías para los profesionales de nuestro sector, que nos deparan los tiempos presentes y venideros?
Creo que es uno de los colectivos profesionales que más y mejor está pensando el tema de la transformación digital. Que más inteligencia está poniendo en entender este proceso y sus implicaciones. Entender nuestro mundo hoy es entender el impacto de lo digital en nuestras vidas. Saber gestionar la información es una competencia crítica como ciudadanos y como profesionales. No es ya sólo ser capaces de buscar, obtener, evaluar, organizar y compartir información. Siendo todo esto importante, no es suficiente. Es también ser capaces de crear y producir información y conocimiento. Es también ser capaces de interpretarla, relacionarla, mezclarla, compartirla y transmitirla. Es pensar, hacer y conectar. Cada día hablamos más de alfabetización informacional pero también de alfabetizaciones múltiples y alfabetización digital. Todas están vinculadas. La gestión de la información está directamente vinculada con otras dos competencias básicas hoy: la comunicación y el aprendizaje continuo. Competencias que son necesarias tanto para nuestro desarrollo personal en esta sociedad en Red, como para nuestro desarrollo profesional en entornos y organizaciones cada día más “digitales”.



            Por todos es asumido ya el valor social de las bibliotecas, pero ¿cual crees que es el verdadero valor de nuestra profesión para la sociedad actual?
Hugh Rundle en un interesante artículo titulado la bibliotecas como software escribía hace unos años: “Los usuarios no vienen a la biblioteca buscando libros, revistas, publicaciones, películas o música. Vienen para informarse, para soñar, para crear, para horrorizarse, maravillarse o divertirse. Vienen para huir de la realidad o para entenderla mejor. Vienen a buscar refugio o motivaciones, compañía o soledad. Vienen por el software“. Rundle consideraba que “en lugar de ordenar, colocar, adquirir y comprar objetos físicos o digitales, los bibliotecarios aportarían más organizando y compartiendo información y construyendo relatos” y propone que consideremos a las bibliotecas no tanto como lugares para guardar sino como motores de creación, aprovechando y centrándose en su entorno: “su objetivo sería más el de apoyar en la creación y en distribución de las ideas de su comunidad que en facilitar el acceso a las ideas de otros.”
El texto merece una lectura y es un buen punto de partida para explorar cómo deberían ser las bibliotecas para responder al tiempo de redes en el que vivimos. Creo que las bibliotecas tienen una gran oportunidad para convertirse en espacios de innovación ciudadana, en espacios donde ayudar a interpretar el mundo, en nodos de de una red de cultura abierta y conocimiento compartido. En espacios de aprendizaje abierto y conectado. Espacios que exploren las nuevas formas de producción, comunicación, relación y aprendizaje colectivos. Lugares para el desarrollo cultural en nuestras comunidades.

           ¿Qué crees que aportas a las Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
   Estoy seguro de que recibiré más de lo que puedo dar. Por mi parte más que respuestas, que creo que nadie tenemos, me gustaría ser capaz de trasladar inquietudes. Creo que es más importante hacerse preguntas que buscar respuestas. Me esforzaré para que eso suceda. Lo haré desde la ventaja que da estar situado fuera de la profesión. Aprovecho para agradecer a la organización su confianza y su invitación.

         ¿Granada y la Facultad de Comunicación y Documentación de la UGR, lugar perfecto para hablar de la profesión y del futuro?
Cuanto más digital es nuestro mundo más relevancia adquieren los momentos presenciales, las situaciones en las que compartimos tiempo y espacio unos con otros. Hoy, quien esté interesado en algo puede asistir de manera continua a conferencias, jornadas, cursos, encuentros digitales. La conversación, el debate, el aprendizaje, la actualización profesional suceden en espacios digitales abiertos 24/7. El desarrollo profesional sucede cada vez más en comunidades de aprendizaje digitales. Los entornos personales de aprendizaje han reemplazado en muchos casos a aulas y auditorios, por eso son tan importantes los momentos presenciales como estas jornadas. Son la oportunidad para poner cuerpo, para establecer vínculos y fortalecer los múltiplos enlaces débiles (weak ties) que nos da lo digital. Que el encuentro además tenga lugar en la ciudad que simboliza para muchos la diversidad y la convivencia de culturas, en una facultad que combina el interés por la información con la comunicación y un edificio, que como las bibliotecas, representa la importancia de nuestra historia para construir nuestro futuro me parece un gran acierto.

         ¿Cuál es tu opinión de la labor desarrollada por la Asociación Andaluza de Bibliotecarios?
   Nuestro país se ha caracterizado por una estructura asociativa muy débil en comparación con los países de nuestro entorno. El futuro nos reclama sin duda un cambio con más colaboración, más participación y más comunidad. Y en ese sentido creo que hay que valorar mucho el trabajo de Asociaciones como la AAB. Las asociaciones profesionales tienen por delante el gran reto de la transformación. En el caso concreto de las asociaciones de bibliotecarios y documentalistas este reto es como estamos viendo de gran transcendencia. Estoy muy de acuerdo con Daniel Innerarity cuando dice que nuestra sociedad, la sociedad del conocimiento sería “una sociedad que es cada vez más consciente de su no-saber y que progresa, más que aumentando sus conocimientos, aprendiendo a gestionar el desconocimiento en sus diversas manifestaciones: inseguridad, verosimilitud, riesgo e incertidumbre.” Los profesionales del sector tienen ante sí el doble reto de gestionar los cambios y la incertidumbre en su profesión y ayudar a la transformación de nuestra sociedad.


          ¿Qué le dirías al resto de los profesionales andaluces para que compartan con nosotros nuestras Jornadas?
   La información y el conocimiento sólo adquieren todo su sentido cuando son compartidos. Al mismo tiempo sabemos que aprendemos haciendo, de la experiencia y con otros. Creo que Jornadas como estas son una gran oportunidad para compartir lo que sabemos pero también lo que no sabemos. Para intercambiar experiencias y aprender de otros.
      Un evento como las Jornadas y este colectivo profesional tienen ante sí además el reto de transcender lo presencial. Hoy ya no hay distinción entre los físico y lo virtual. No hay discontinuidad. El éxito en los entornos presenciales se construye sobre la presencia en los entornos virtuales. Las acciones en un entorno amplifican y enriquecen las del otro. Ninguno es suficiente en sí mismo. Los dos son necesarios. Creo que éste es uno de los grandes retos de estas jornadas y de los profesionales del sector. Trabajar por un gran evento presencial pero al mismo tiempo ser capaces de movilizar el potencial de las redes y las comunidades para hacer que el evento no solo dure dos días y no solo tenga impacto en Granada. 

3 comentarios:

Le informo de que los datos facilitados por Ud., serán incluidos en un fichero cuyo titular es la ASOCIACIÓN ANDALUZA DE BIBLIOTECARIOS, y serán utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de este blog y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección aab@aab.es