viernes, 11 de agosto de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: Gonzalo Oyarzún



ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Gonzalo Oyarzún



Gonzalo Oyarzún
Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas DIBAM (Chile)



¿Cómo podrías definir "Biblioteca Social"?
La Biblioteca Social es aquella que pone en su centro a las personas, es la que se conecta con su entorno y su comunidad para, desde allí, diseñar sus programas y sus servicios. En este sentido, la biblioteca pública contemporánea es indisociablemente social, su espacio, sus servicios y todo su quehacer se vincula íntimamente con el desarrollo de las personas, sus barrios, su ciudad, en la región en que habitan. A veces solemos decir que las bibliotecas cambian la vida de las personas; eso puede ser excepcionalmente cierto, pero ocurre rara vez. Prefiero pensar que las bibliotecas están con la gente, han crecido con sus vidas, sus lecturas, acompañándola en sus estudios, en su trabajo, en su salud, en su búsqueda de entretenimiento, de participación política, de relaciones personales. Una biblioteca como historia de nuestras vidas; esa es para mi la biblioteca social.

¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?
Desde mediados de la década de los noventa, el concepto de biblioteca se comenzó a vincular más estrechamente a una función social. Ello como respuesta también a las buenas prácticas que en esa época era posible identificar de diferentes bibliotecas de Latinoamérica y Europa: Colombia, Chile, España, Francia y especialmente Finlandia, aunque en esos años se planteaba de manera distinta. Hoy el termino ha adquirido un valor completamente diferente: la biblioteca irrumpe en la vida de las personas, otorgándole oportunidades que otros espacios no le dan: la biblioteca en donde ya no sólo voy a hacer los deberes de la escuela, sino un espacio donde puedo mejorar mi calidad de vida. Y eso es una responsabilidad muy grande.

¿Como ves la situación general de la Biblioteca Social en España?
Son muchas las bibliotecas que ya, desde hace un par de décadas, comenzaron a explorar en ámbitos distintos a los asignados tradicionalmente. En un principio de trataba de ciertos servicios acotados, sin salirse muy fuertemente de los roles tradicionales de la biblioteca. Hoy la realidad nos pone ante desafíos mayores: la realidad de las migraciones, el rol de los espacios públicos en tanto espacios democráticos y para todos, la tensión puesta en las bibliotecas desde políticas culturales especialmente respecto de su presupuesto, la creciente demanda social por derechos ciudadanos o comunitarios pone a la biblioteca en un eje que la puede transformar en un centro fundamental de la sociedad.


¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
Tengo muchas ganas de estar allí, poder conocer a los bibliotecarios y toda su rica experiencia. Este tipo de encuentros es muy bueno porque uno puede aprender mucho de las distintas experiencias , tomar ideas, adaptarlas y replicarlas luego en tu país o en tu localidad. Aunque uno de los valores más importantes está también en la reunión, en el dialogo que se da en el espacio no formal de las Jornadas, en la pausa del café, en las comida o por las noches, es posible entablar confianzas, conocer personas intercambiar teléfonos y correos. Y allí está la fortaleza de encuentros como este, en la capacidad de crear redes.


¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?
Creo que no soy la persona más adecuada para evaluar el trabajo que realiza o ha realizado la Asociación Andaluza de Bibliotecarios y nada me molestaría más tener que hacerme un juicio desde documentos o por comentarios de otros. Sin embargo y pese a ello, me gustaría señalar sólo dos asuntos que llaman mi atención y podrían ayudar a encontrar la respuesta, al menos para alguien como yo, un forastero del otro lado del Atlántico. El primero es la persistencia; estar allí, perseverar, continuar cuando tantas veces menguan los ánimos y los presupuestos, seguir pese a todo, ello es una cualidad indispensable e irremplazable. El segundo es la búsqueda de poner nuevos temas sobre la mesa. Ello revela el querer desafiarse, el riesgo, el vértigo. Ambas cosas me hacen pensar que algo huele bien en Andalucía.


¿Cree que es necesario conocer el ROI de nuestras bibliotecas para justificar socialmente la inversión en nuestros servicios?
Quienes trabajamos en bibliotecas sabemos perfectamente la riqueza de nuestro servicio, su infraestructura, sus colecciones, la calidad de atención. Y nos esforzamos diariamente en ampliar nuestra cobertura con productos innovadores, con extensión de nuestro horario, con actividades atractivas para diferentes grupos de la comunidad o saliendo más allá de nuestros muros, atendiendo a un público que jamás habría podido venir a disfrutar de nuestros servicios. Pero si no somos capaces de poner en valor todo ese inmenso trabajo, siempre estaremos amenazados, ante una crisis económica o una autoridad desinteresada, a sufrir recortes o definitivamente de un cierre. Poner en valor la biblioteca significa ser capaces de medir el impacto de nuestros servicios, de explicar, en términos técnicos comprensibles para los tomadores de decisiones, que la biblioteca no sólo crea capital cultural sino también genera capital social, político y hasta económico. La biblioteca no es un articulo suntuario; mejoran la calidad de vida, generan oportunidades de negocios, salvan vidas humanas, mejoran la salud, alcanza mejores niveles de educación, conecta personas contribuyen significativamente a la felicidad de la comunidad. Y eso debemos ser capaces de mostrarlo con estudios, con gráficos, con números. La biblioteca no es poesía, es una herramienta indispensable para el desarrollo de la comunidad.


¿Cuales serían los puntos clave para mejorar la imagen de las bibliotecas ante la sociedad?
En mi opinión y producto de mi experiencia como bibliotecario, creo que la clave para las bibliotecas es que se adentren en las comunidades que atienden, entiendan sus pulsiones y necesidades, sean capaces de diseñar y poner a disposición servicios que permitan que esas comunidades se apropien de la biblioteca, la hagan suya, la incorporen en sus prácticas diarias, creen nuevos servicios y se vuelva un espacio trivial para ellos. Si la comunidad que rodea una biblioteca, sea del tipo que sea, la siente como algo propio, como parte de su vida, esa comunidad será su mejor sostenedora, su mejor defensora, porque la biblioteca será de la piel de ese grupo humano, será su casa y su historia, será su plaza y su habitación. Y no hay mejor imagen para una biblioteca cuando esta está construida a imagen y semejanza de aquellos a quienes sirve.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informo de que los datos facilitados por Ud., serán incluidos en un fichero cuyo titular es la ASOCIACIÓN ANDALUZA DE BIBLIOTECARIOS, y serán utilizados únicamente para la gestión de los comentarios de este blog y el seguimiento de las estadísticas de acceso. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a la dirección aab@aab.es